Skip to content

La prensa como negocio

by en 11/02/2012

 

Desde el surgimiento de la imprenta en el mundo occidental, y la masificación de la información que dicha tecnología trajo consigo, grupos con diversos intereses políticos han visto en la prensa (en cualquiera de sus formas) no solo una forma de propagar su ideología a las masas, sino de hacer un jugoso negocio. Les presento algunos datos, extraídos del Directorio de Medios Impresos, de la empresa MPM, del año pasado (edición 211).

El citado directorio nos permite dilucidar los ingresos que la prensa escrita obtiene por “mantenernos informados” (de acuerdo a su agenda de intereses, claro está). Tomemos los periódicos con mayor circulación y prestigio; La Jornada entre 1,419 y 104,400 pesos por anunciarse (dependiendo de la ubicación; desde un módulo hasta páginas completas), Reforma cobra entre 450 hasta 168,000 pesos y El Universal de 602 a 412,000 pesos. Lo anterior sin incluir los ingresos que reciben de sus periódicos filiales (El Gráfico en el caso de El Universal y Metro, en el caso de Reforma etc.).

La conclusión es clara; independientemente de la orientación política e ideológica de cada periódico, es evidente que está en juego una fortuna. Al final del día, estas publicaciones buscan “números negros”, es decir, evitar pérdidas y generar ganancias para seguir el negocio. Por supuesto que sabemos de la vocación social que tiene el prestigioso diario La Jornada; pero no debemos olvidar que su agenda mediática siempre se verá determinada (aunque sea mínimamente) por el afán de lucro; rasgo inherente a toda empresa capitalista.

El Universal y Reforma siempre se han caracterizado por un carácter mucho más comercial, empresarial (de centro-derecha uno y de derecha el otro); a pesar de la inclusión de una abanico de columnistas y colaboradores de diversas posturas políticas, estos periódicos hacen periodismo para hacer dinero; ese es su objetivo principal.

Así las cosas, es importante tomar estas consideraciones en cuenta al leer alguno de estos periódicos; sin demeritar el trabajo de muchos periodistas profesionales y con vocación social que trabajan en ellos, el carácter mercantil de la información que manejan siempre pesará sobre ellos. Pendientes quedan cuestiones como la apropiación de los medios; los medios autogestivos y los espacios en la esfera pública en los que es posible inferir sin depender de los medios industrializados-hegemónicos.

About these ads
Dejar un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 841 seguidores

%d personas les gusta esto: