Skip to content

Sombras tenebrosas

by en 07/07/2012

 

Por Lily Martínez

Esta comedia es la última película del cineasta norteamericano Tim Burton y está basada en una serie de televisión transmitida a finales de los años 60. Es protagonizada nada más y nada menos que por su actor de cabecera, el buen Johnny Depp; esta colaboración se ha repetido en diversas ocasiones: “El hombre manos de tijera”, “Ed Wood”, “La leyenda del jinete sin cabeza”, “El cadáver de la novia”, “Charlie y la fábrica de chocolate”, “Sweeney Todd: el barbero demoníaco de la calle Fleet” y “Alicia en el país de las maravillas”. Pero la colaboración no sólo es entre ellos dos, pues también está constante la presencia de Danny Elfman en la música y Colleen Atwood en el diseño de vestuario, además de la participación de la actriz británica Helena Bonham Carter, quien actualmente es pareja de Tim Burton, pero no creo que sea esa la razón por la cual es incluida en las películas, ya que esta mujer es realmente una buena actriz; al igual que Johnny Depp, logra transformarse en diferentes personajes y cuando los vemos en otras películas no nos remiten a papeles que hayan hecho anteriormente, ambos son camaleónicos.

Además de Depp y Bonham Carter, el reparto incluye a Michelle Pfeiffer (quien había trabajado con Burton en “Batman regresa”, como la Gatúbela), Eva Green, Chloë Grace Moretz, Bella Heathcote y una pequeña aparición de Alice Cooper (sí, leyeron bien: Alice Cooper).

La película narra la historia de Barnabas Collins (Johnny Depp), un adinerado rompecorazones que quiere sentar cabeza con una mujer llamada Josette (Bella Heathcote), pero con ello tiene la mala fortuna de lastimar a Angelique Bouchard (Eva Green), una sirvienta que en realidad es una bruja; esta vengativa mujer conduce a la inocente Josette a la muerte y convierte en vampiro a Barnabas, pone al pueblo en su contra y hace que lo entierren vivo. 200 años después es desenterrado accidentalmente, es ya el año de 1972; Barnabas regresa a su amado pueblo Collinsport y se encuentra con que su mansión está casi en ruinas, igual que la situación económica de sus parientes lejanos; decide ayudarlos, pero se encuentra con que la culpable de la caída del negocio familiar es la bruja que hirió años atrás, aún así decide luchar, a sabiendas de que ella no cederá en su implacable venganza.

En definitiva, la película no es de las mejores de Tim Burton; por un lado, tiene un inicio bastante sólido, con una suerte de prólogo donde la narración es bastante interesante, y con muy buen ritmo; por otro lado, la historia que ocurre en 1972 cuenta con un buen arranque, entran varios personajes: Elizabeth Collins Stoddard (Michelle Pfeiffer), la matriarca de la familia, su hija Carolyn (Chloë Grace Moretz), el hermano de la primera (Jonny Lee Miller) y su hijo David (Gulliver McGrath), dos sirvientes, la Dra Julia Hoffman (Helena Bonham Carter) quien es psicoanalista del niño y la nueva institutriz del mismo, Victoria Winters (Bella Heathcote), que es la reencarnación de Josette; a medida que avanza la película, la trama no se centra en algún personaje en específico y se entorpece la narración; la consecuencia de esto es: o un final muy flojo o quedan muchos cabos sueltos porque pretenden hacer una segunda parte; analizando cuestiones de estilo del director, me quedo con la segunda opción, pues los filmes de Tim Burton siempre tienen finales cerrados y éste tiene un final abierto, aunque no logro imaginar cómo podrían hacer una segunda parte con una historia lo suficientemente fuerte para ser exitosa.

La escena de “amor” entre la bruja y el vampiro me pareció algo excesiva, aunque bien musicalizada; considero que al tono cómico de la película le ayuda mucho la idea de que una persona del siglo XVIII se transporte al siglo XX y encuentre todo diferente: ya no hay caballos, ahora hay carros, las mujeres son profesionistas, usan pantalones y tienen voz, los jóvenes son hippies relajados y amorosos (en este caso parodiados hasta la exageración). Por cierto, también hay algunos chistes y comentarios que no causan gracia si no se conoce el contexto y la música de la época.

Johnny Depp está simpático en su interpretación del vampiro, mucho más creíble que los vampiritos de moda, pero no es una de sus mejores actuaciones, hay escenas en las que Eva Green y Helena Bonham Carter le roban cámara. Respecto a las demás actuaciones, es todo un gusto ver a Michelle Pfeiffer de vuelta en la pantalla grande y me parece bastante memorable la escena de la escopeta. Helena Bonham Carter es una actriz que no necesita tener papeles protagónicos, siempre resalta y en esta película estuvo fantástica como la psicoanalista borracha y oportunista, muy graciosa la escena de la confidencialidad entre doctor y paciente. Eva Green, gloriosa en su interpretación de la bruja vengativa que le jode la vida a Barnabas Collins por no corresponder su amor.

Si eres admirador del cine de Tim Burton, definitivamente debes ver esta cinta, pero te advierto que es sólo entretenida, no esperes nada más. Y si no eres muy afecto al cine de este director, mejor aléjate.

Les dejo el tráiler:

 

Anuncios

From → Cuarto propio

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: